El día en el que se reinventó el tenis femenino

martina-navratilova-and-chr

La historia se ha alimentado continuamente de grandes rivalidades: Atenas y Esparta, Roma y Cartago, Napoleón y el Duque de Wellington, Góngora y Quevedo, Shakespeare y Marlowe. Enemigos acérrimos que se aupaban mutuamente en su lucha por superar a su rival, en una especie de ‘feedback’ cíclico e involuntario. Algo así como la relación del … Seguir leyendo