El día en el que la Real Sociedad vendió la Copa

Los años 80 marcaron un antes y un después en la historia de España. Mientras el mundo pendía de un fino hilo nuclear con el aumento de las tensiones de la Guerra Fría –hasta que los rusos, Gorbachov mediante, decidieron poner un poco de cordura con su ‘Glásnost’ y su ‘Perestroika’- y el SIDA empezaba a crear estragos, España disfrutaba de su reciente democracia y libertad bailando hasta el amanecer al son de ‘La Movida’. Una década que los nostálgicos han convertido ya en mito, con sus pelos cardados y hombreras excesivas, sus videojuegos de la ‘Atari’ o el ‘Spectrum’ y sus ‘walmans’ y ‘radiocas’.

España disfrutaba por fin pero el País Vasco iba un poco a la suya. Alejados de ‘La Movida’ y cualquier cosa que tuviera que ver con Madrid, sus jóvenes preferían trasnochar al ritmo rabioso de bandas como ‘La Polla Récords’, ‘Kortatu’ o ‘Barricada’ y su rock radical pro-izquierda abertzale. Algo tuvo que ver en esta tendencia musical la reconversión industrial iniciada tras el desplome de los astilleros, las fábricas y los altos hornos, que no hacía sino empeorar las cosas, dejando a toda una generación con una mano delante y otra detrás: El ‘No future’ de los ‘Sex Pistols’ hecho realidad tuvo como una de sus peores consecuencias la brutal escalada en el uso y abuso de las drogas, especialmente la heroína, que se llevó por delante a multitud de jóvenes perdidos.

Pese a todo, sí hubo algo que los vascos pudieron disfrutar durante los 80. La Real Sociedad se proclamó campeona de Liga por primera vez en su historia en 1981 gracias a una extraordinaria generación liderada por el gran Arconada en la portería, Górriz, ‘PericoAlonso, Zamora, Satrústegui o López Ufarte y repitió título la temporada siguiente. Le sucedió en el palmarés el Athletic de Bilbao de Clemente, campeón en el 83 y el 84 con jugadores de la talla de Zubizarreta, Goikoetxea –famoso por lesionar a Schuster y a Maradona después de sendos viajes memorables-, Gallego, ‘la pantera rosa’ Manu Sarabia, el veterano Dani o un joven Julio Salinas.

La Real Sociedad vivió durante toda la década su época más gloriosa. Todo empezó en la temporada 79-80 cuando estuvo ¡32! partidos seguidos sin perder, hasta que le derrotó el Sevilla en la penúltima jornada. Al final se quedaron con la miel en los labios, a un punto del campeón, el Madrid, pero dejaron para la historia un récord que a día de hoy ni siquiera el Barça de Guardiola ha podido igualar. El año siguiente no perdonaron y gracias al histórico gol de Zamora en el Molinón se llevaron el título a San Sebastián, repitiendo alirón en la 81-82, que esta vez acompañaron con la primera Supercopa de España en la 82-83.

Con un equipo renovado gracias a José Mari Bakero, Agustín Gajate –los dos partícipes de las ligas-, López Rekarte, Loren o el ‘TxikiBegiristain, la Real se proclamó campeona de la Copa del Rey en la temporada 86-87 tras imponerse al Atlético de Madrid en los penaltis, ya con J.B. Toshack -que había sustituido a Ormaetxea– de entrenador. El año siguiente el equipo siguió por el mismo buen camino, terminando la Liga en segunda posición – por detrás de un Madrid imparable, con la ‘Quinta del Buitre’ a pleno rendimiento y Hugo Sánchez enchufando todo lo que tocaba- y clasificándose de nuevo para la final de la Copa del Rey.

Enfrente tenía al Barcelona, que en aquellos años estaba pasando por una de sus peores épocas. Desde que ganó la Copa del Rey en 1980 pasaron cinco años en blanco hasta el título liguero de 1985 y el legendario grito de “Urruti, t’estimo” del periodista Joaquím María Puyal. La única liga azulgrana de la década, la que terminó con el dominio vasco y daría paso a la tiranía de Butragueño y compañía. En la 87-88 se juntaron todos los males. Tras un comienzo desastroso Venables fue destituido y le sustituyó en el banquillo Luis Aragonés. La cosa mejoró pero no lo suficiente y el ‘sabio de Hortaleza’ acabó con una depresión que dejó al equipo durante un tiempo en manos de Rexach. El equipo daba tumbos en la Liga y había sido eliminado recientemente en los cuartos de final de la UEFA por los alemanes del Bayer Leverkusen, a la postre campeones tras imponerse en la final al Espanyol tras épico derrumbe perico. Su única tabla de salvación era la Copa del Rey.

La final se disputó el 30 de marzo de 1988. La Real Sociedad, que le sacaba 14 puntos a su rival en la Liga, partía como favorita para revalidar el título conseguido la temporada pasada. Sin embargo días antes del partido un rumor sobrevolaba San Sebastián. Se sabía que el joven lateral López Rekarte había firmado por los azulgrana para la temporada siguiente, hasta ahí bien. Pero el runrún que traía el viento de la galerna a La Concha esos días era distinto: Se decía que el Barça había fichado también a Bakero y a ‘Txiki’, dos pesos pesados del equipo de cuyo rendimiento dependían muchas de las opciones del conjunto realista.

Nunca se sabrá hasta qué punto afectó este hecho al resultado final pero es evidente que ninguno de los dos jugadores  lució en el partido decisivo y que el equipo txuri urdin lo notó, y mucho. El encuentro tuvo tensión y poco más y se lo llevó el Barça con gol de Alexanco, otro vasco azulgrana ilustre, aunque éste venía de Bilbao. Un mes y medio después de la final los jugadores posaron con la camiseta de su nuevo club por primera vez y el olor a chamusquina por las calles de San Sebastián era de traca. No lo habían visto pero en la final parecía que ya llevaban la azulgrana bajo la blanquiazul de la Real. Así no se puede. De hecho la derrota pareció iniciar una especie de maldición que duró 23 años, justo hasta esta temporada, los que estuvo la Real sin ganar a un equipo de Primera división en Copa.

El Barça pagó por Bakero y ‘Txiki’ 600 millones y la cesión del extremo navarro Jon Andoni Goikoetxea, recién fichado de Osasuna. 600 kilos que bien valieron dos grandes jugadores y media Copa del Rey. Aunque ni este título tranquilizó el ambiente enrarecido del club que derivó, más bien explotó en el famoso ‘Motín del Hesperia’, la noche de los cuchillos largos, apenas un mes después de la final. Pero eso es otra historia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: